Nuestro Señor Jesucristo, Rey del universo

Visto: 53

Estudio de Evangelio. Lucas de la Villa Llorente, diócesis de Sigüenza-Guadalajara

Comenzó a reinar en un PESEBRE. Reina definitivamente desde la CRUZ.

 

21 noviembre 2021. Jn 18, 33-37

 

1.- Hoy, con la fiesta de CRISTO REY, entramos en la última semana del año litúrgico. El próximo domingo es el primero de Adviento, dando así inicio a un nuevo año de la Liturgia de la Iglesia.

Jesucristo es el “Rey del Universo en el que el Padre ha querido recapitular todas las cosas para que la creación entera sirva a su majestad y le glorifique sin fin”, dice la oración colecta de la misa. Los primeros cristianos le llamaban el Señor.  Todo el año litúrgico es una catequesis, un camino hacia la meta que es Cristo. Se trata de conocer, amar, seguir, imitar a Jesús, transformarnos en El, ser otro Cristo. Jesús mismo dijo ser el Camino, la Verdad y la Vida (Jn, 14,6). Este domingo es el resumen de todo lo que hemos vivido y celebrado en el año: Jesús Resucitado, Rey del universo, el Señor.

 

2.- El Apocalipsis y Daniel nos dicen que Jesús es el príncipe de los reyes de la tierra. Solo El merece la gloria y el poder. Es el Alfa y la Omega, el que es, el que era y ha de venir, el todopoderoso.  Todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieron.

Y según el salmo, el Señor reina, vestido de majestad, vestido y ceñido de poder. Resucitado, está sentado a la derecha del Padre, por encima de los poderes del mundo. Por el bautismo y la fe nosotros somos hijos de Dios, miembros del Reino. Vivimos la esperanza de que un día El vendrá a llevarnos con Él, como prometió.

 

3.- Pero es un Rey diferente, no es de este mundo. No está basado en el poder político, en el económico o en la fuerza de las armas. Es llamado Hijo del hombre, sinónimo de ser humano. Fragilidad que encuentra en Dios su fortaleza. Comenzó a reinar en un pesebre, definitivamente reina desde la cruz, que es su trono. La elevación en la cruz es el momento de su glorificación. “Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí”. (Jn 12,32) Desde esa cruz da la vida y nos salva. Su ley es el amor. El que lo reconoce, goza de libertad; la ley de Dios no esclaviza. Pero ser ciudadanos de ese reino no es tener privilegios.

¿Qué has hecho? pregunta Pilato a Jesús. Dar la vida por todos, hasta por los que lo condenaron. Nos ha librado de nuestros pecados por su sangre. Vivió como nosotros. En todo igual a nosotros, menos en el pecado (Heb 4, 15). Pasó haciendo el bien, nos acercó a Dios Padre. Vino al mundo para dar testimonio de la verdad. Pero no la impone. Dijo Edith Stein: Quien busca la verdad, busca a Dios, aunque no lo sepa”.

Su Reino es eterno y universal, es el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz, según el prefacio de la misa de hoy.

 

4.- En el pretorio, en el diálogo con Pilato, es Jesús quien domina la situación. Pilato es el que tiene el poder político, pero se deja influir por los judíos que quieren matar a Jesús. Jesús es el débil, pero es quien mantiene la seguridad y la dignidad soberana. Dijo Jesús que su reino no es de este mundo. A veces se ha entendido para apoyar una concepción espiritualista de la fe cristiana; no intervenir en asuntos mundanos. Pero el proyecto de Jesús es estar en el mundo, transformar personas y estructuras. No pertenece al sistema de injusticia que impera muchas veces… Mi reino sí es de este mundo, es el reino de la alegría, de los derechos, de la ecología, de la casa común, de la paz. “A los que creemos en El, nos ha dado el poder de ser hijos de Dios” (Jn 1, 12).

 

5.- Muchos han muerto al grito de VIVA CRISTO REY, como el adolescente mejicano José Sánchez del Rio. Murió mártir, en 1928, con 14 años. Muchos siguen muriendo por Jesús y su evangelio. ¿Por qué será? El cristianismo es la religión más perseguida en el mundo. Según el informe de Ayuda a la Iglesia necesitada, el 27% de los católicos, un total de 646 millones de personas, viven en países donde la libertad religiosa es gravemente atacada.

 

6.- Venga a nosotros tu reino. ¿Qué significa esa oración? ¿Qué puedo hacer yo para que Jesús reine aquí? “Para mí, vivir es Cristo” (Fil 1,21).  “Conocer a Jesucristo es todo, el resto no es nada” (Antonio Chevrier). “Buscad el reino de Dios y su justicia; y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mt 6,33).

Donde está el ser humano padeciendo dolor, injusticia, pobreza o violencia, allí debe estar la voz de la Iglesia con su vigilante caridad y con la acción de los cristianos” (San Juan Pablo II)

… Conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo”.  (Documento de Aparecida 29).

 

TUYO ES EL REINO, TUYO EL PODER Y LA GLORIA,

POR SIEMPRE, SEÑOR.