Ejercicios espirituales para sacerdotes

más información en agenda

2018-2019: Vivir y proponer la fe a los pobres desde nuestra experiencia de pobreza

Más información en Otros documentos

"La pobreza del sacerdote". Mons Alfredo Ancel

Descargar y leer en otros documentos

Evangelio del Día

Domingo 5º Pascua - C

Propuesta de José María Tortosa Alarcón

Experiencias en la misión: aires de novedad

Leer más...

REVISTA DEL PRADO Nº 217

La evangelización de los pobres, fuente de espiritualidad

REVISTA DEL PRADO Nº 216

"Anunciar a los pobres la riqueza de Jesucristo"

EL CELIBATO, FUENTE DE ESPIRITUALIDAD Y FECUNDIDAD APOSTÓLICA

Materiales de la Sesión de Formación. 7-11 de agosto de 2017

COMUNIDADES ECLESIALES SIGNIFICATIVAS

Materiales de la Sesión de Formación. 3-7 de agosto de 2015

REVISTA DEL PRADO Nº 215

"Dame una gran fe en ti"

REVISTA DEL PRADO Nº 214

 "Evangelizar a los pobres lo es todo"

REVISTA DEL PRADO Nº 213

"A los pobres se les anuncia la buena noticia"

 

 

Escuela clerical

Categoría de nivel principal o raíz: Chevrier
Visto: 2919

 

Al constatar que no había sacerdotes preparados seriamente para ejercer un ministerio de este estilo, en contacto con los pobres, el Padre Chevrier se decidió, en 1866, a fundar en el Prado mismo una “escuela clerical”. La misma Srta. Chapuis relató cómo el Padre Chevrier le abía dicho un día: “Francisca, desearía hacer un semillero de sacerdotes que fueran educados con los niños para que les comprendan bien”. A su muirte en 1879, esta “escuela clerical” había aportado al Prado sus cuatro primeros sacerdotes; junto con el anexo de Limonest, contaba con unos cincuenta alumnos; este fue el punto de partida de la Asociación de Sacerdotes del Prado.



Los funerales del Padre Chevrier el lunes, 6 de octubre de 1879, demostraron de modo evidente el aprecio que el pueblo obrero de la Guillotiere tenía por el fundador del Prado, a quien habían reconocido en este humilde sacerdote a uno de los suyos. “No he visto nada parecido en su funeral, manifestaba uno de sus antiguos compañeros. El cuerpo estaba en la iglesia de San Luis cuando todavía seguía la procesión por el Prado. Las aceras no podían contener a la masa en todo el recorrido. Sobresalían la presencia de los obreros, tanto en la comitiva cono en las aceras; apenas había ropas finas. El Padre Chevrier era el sacerdote de los pobres” (Declaración del sacerdote C. Ardaine en el proceso de beatificación). “Toda la Guillotière estaba en la calle”, precisa otro testigo. “El recogimiento de todo el mundo era impresionante. Incluso los talleres estaban en el recorrido dejaron de trabajar durante el desfile fúnebre”.