Evangelio del Día

Pascua - B - 4 22 abril 2018

 

Evangelio según Juan (10,11-18)

En aquel tiempo, dijo Jesús:

11 –Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; 12 el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estrago y las dispersa; 13 y es que a un asalariado no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, 15 igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. 16 Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. 17 Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. 18 Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.

Leer más...
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 851

Primer Domingo de Adviento. Ciclo C

¡PREPARADOS…!, PORQUE ALGO NUEVO SE VISLUMBRA

¡Preparados, listos, ya!. Con estas sencillas palabras con las que empieza la reflexión, solemos dar la salida en multitud de juegos, competiciones, acciones y otras muchas cosas. Con ellas queremos expresar la necesidad de que para empezar a hacer algo hay un periodo de tiempo que nos va acondicionando para ello, situándonos con todas nuestras energías concentradas en la acción a realizar. Pues bien, ésta es la ocasión para volver a recordar esas palabras y hacer que nos conecten directamente con el nuevo año litúrgico que ahora inauguramos, donde, semana a semana, nos dejaremos iluminar y guiar en esta “carrera” del seguimiento de Jesús, por el evangelista San Lucas, compañero de San Pablo, posiblemente médico (Col 4, 14) y de Antioquia de Siria, para descubrir la ternura de Dios y al Dios de la misericordia. También descubriremos a Jesús como el amigo de los pobres, los enfermos, los proscritos, las mujeres, por los que nos pide atención y justicia como signo que comunica vida a la comunidad cristiana.

Read More: Primer Domingo de Adviento. Ciclo C